Estimados usuarios, con sorpresa y atención leemos sus comentarios. La Hemeroteca Nacional de México no anunció la digitalización de las historietas que resguarda sino su catalogación y descripción, tarea que permite a los usuarios su consulta en las instalaciones de la HNM. No es posible que la Hemeroteca ponga a disposición de los usuarios la digitalización de las historietas completas en internet porque no cuenta con los derechos de las mismas; les recordamos que la ley mexicana sobre este asunto considera los derechos de una obra hasta 100 años después de la muerte del autor. Continuar leyendo


Series -> El Gavilán


El Gavilán
El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán El Gavilán 

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000704759
Clasificación de HNM GAV.i 741.5972
Datos de la publicación: México, D.F.:
Buena Prensa
,
1955

Detalles físicos: ilustraciones 20 cm.
Volúmenes: 1 número en 1
Números: 485
Director:
J. A. Romero

Argumentista:
D Zille

Gráfica:
D. Zille

Genero:
Aventura

Técnica:
Línea

Variante temática:
Héroe enmascarado
,
Nativos americanos
,
Estados Unidos
,

Sinopsis: En la época en la que se libraban cruentas batallas entre los indios nativos y los blancos por la posesión de la tierra en el naciente Estados Unidos; en el fuerte comandado por el coronel George se llevaba acabo una cruenta batalla. La superioridad de los indios se iba imponiendo y cuando estaban a punto de proclamarse victoriosos, despavoridos emprenden la huida de 'El Gavilán', un valiente enmascarado que defiende las causas justas. Cuando llega el Gavilán al fuerte todo es desolación y muerte, el coronel sale a su encuentro y le da las gracias. Este lo interroga por la razón del ataque, y este le dice que cree que es por culpa de unos vaqueros, el Gavilán decide ir a investigar y a todo galope se pierde por un sendero entre las montañas. Pero en lo alto del risco un piel roja lo ve y da la voz de alarma en su campamento, provocando que el jefe de la tribu envié a todos sus guerreros a acabar con él. Rápidamente el Gavilán se esconde tras unas rocas y desde ahí contesta el fuego. A lo lejos se escucha un grito ?¡Arre Huracán! - y los indios ven con sorpresa que el Gavilán los habia burlado con astucia, alejándose en su caballo con rapidez. Mientras tanto en el campamento indio, un hombre blanco hablaba con el jefe de la tribu. Este le dice que es preciso acabar con las personas que se encuentran en el fuerte del coronel George, por obstruir un cargamento de armas y provisiones que necesitaba contrabandear; y que en caso de no hacerlo, el y sus forajidos atacarían a toda la tribu. El jefe promete atacarlos nuevamente y al amanecer, él y sus hombres ya estaban asediando el fuerte. El Gavilán logra reconocer entre el ejercito agresor al Buitre, quién les vende armas y aguardiente a los indios de forma clandestina. Los pieles rojas comandados por el Buitre atacaron sin piedad el fuerte, pero fueron detenidos por una granizada de plomo. La lucha era cada vez mas feroz, pero la táctica del Gavilán hacia retroceder a los indios poco a poco. Pasaron los dias y el asedio continuaba, la comida escaseaba y las municiones se agotaban. Los indios intentaron nuevamente tomar el fuerte y al no encontrar resistencia escalaron los muros. Los débiles soldados luchaban cuerpo a cuerpo con los indios haciendo acopio de todo su esfuerzo. Y mientras resistían el brutal ataque, llegaron los refuerzos de un fuerte vecino, quienes logaron detener a los indios causandoles muchas bajas. Mientras el Buitre intentaba escapar, el Gavilan disparo varias veces sobre el fugitivo, ocasionando que este cayera del caballo. Habian puesto en libertad a los indios bajo la promesa de que estos no los volvieran a atacar. Poco después en el fuerte todo era felicidad, brindaban por el triunfo y con una sonrisa en los labios. El Gavilán pensó, ?Buitre, ya no harás más daño. Mi misión esta cumplida-. El coronel se percató de la ausencia del Gavilán y corrió al punto mas alto del fuerte, solo para comprobar que la lejana figura del Gavilan cabalgaba a toda prisa por las llanuras. El coronel agregó ?Que Dios te acompañe, noble jinete que supiste inyectarnos ánimo y fuerzas, nunca nos olvidaremos de ti, los que luchamos a tu lado-.
Notas:
Descripción basada en: No. 485 (1 abril 1955); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 485 (1 abril 1955).

Comentarios

Historietas relacionadas en su variante temática

Arriba