a

Series -> El corsario negro


El corsario negro
El corsario negro El corsario negro El corsario negro 

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000657781
Clasificación de HNM CHA.m 741.5972
Publicación: Chamaco
Datos de la publicación: México, D.F.:
Pub. Herrerías
,
1954
 - 1955
Detalles físicos: il. 19 cm.
Números: 5553 - 5905
Genero:
Aventura

Técnica:
Línea

Sinopsis: Esta aventura de piratas aparece impresa a color en la contraportada de Chamaco en un momento en que la revista parecía haber abandonado los géneros juveniles, para enfocarse exclusivamente a los melodramas dirigidos al público femenino, lo cual muestra que la publicación de la serie de aventuras no es tanto un cambio en el rumbo de Chamaco. En 1955 la revista ha dejado de ser el pilar de Publicaciones Herrerías y la casa editora incursiona con gran éxito en la edición de libros de historieta como El Libro Semanal, por un lado y, por otro, edita revistas -también muy exitosas- que siguen el formato establecido por el cómic norteamericano, como Los Supersabios. La publicación de El Corsario Negro en Chamaco no es más que la muestra de la errática política editorial de una revista en decadencia. Hasta el refugio de los corsarios que asolan el mar Caribe en Isla Tortuga llega la noticia de que El Corsario Verde ha sido ahorcado en Maracaibo por órdenes del duque Wan Guld. Los piratas enfurecen y deciden vengarse: emprenden de inmediato la expedición a Maracaibo, pero el mal tiempo voltea su galeón y los hombres del Corsario Rojo quedan varados y sin armas en terreno enemigo; así que tras ser capturados, son enviados a la horca por Wan Guld. Al enterarse de la muerte de sus hermanos, el Corsario Negro ('el último de los piratas, el más peligroso e intrépido') se dirige a Venezuela para enfrentar a Wan Guld. En el trayecto tienen lugar múltiples aventuras. En Veracruz el Corsario Negro se hace pasar por el caballero don Guzmán de Soto y realiza una de sus más grandes hazañas: con sólo cuatro de sus filibusteros vence a la tropa enemiga y escapa de la prisión de San Juan de Ulúa. El Corsario no logra consumar su venganza pues Wan Guld fallece de muerte natural, pero queda su hijo, que odia tanto a los filibusteros como su padre. Pero ahora el que fallece es el propio Corsario Negro. Y quien toma la estafeta de los piratas es el capitán Morgan, que se propone rescatar a la hija de El Corsario Negro, a la que ha secuestrado el hijo de Wan Guld.
Notas:
Descripción basada en: No. 5553 (25 mayo 1954); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 5905 (29 mar. 1955).
Publicado con: Amarga ilusión, Andrés Cristóbal, Chicas de oficina, Eslabón, Estaba prohibido, Fascinación, Gitano, Jungla, Mala yerba, Orquídea, Quiero ser estrella, Torbellino, Una hoja del pasado,

Comentarios

Arriba