Catálogo de Historietas de la Hemeroteca Nacional

¡Tabú!

Registros: 559

Id: 376
Publicación: Chamaco
Numeros: 4389-4427
Fechas 1951-06-01 a 1951-07-09
Argumentista: Guillermo de la Parra,
Gráfica: Constantino Rábago,
Otros creditos: Oscar Arenas, Gilberto R. Torres, Agustín Orduña, Luis Orduña,
Género: Melodrama
Variante temática: Selva, Adulteros, Romances interculturales, Mujeres fatales,
Técnica: Línea

Sinopsis: Primera versión de Rarotonga, historieta que se convertiría en el episodio más exitoso de la revista Lágrimas, risas y amor al publicarse en los años ochenta con dibujos de Antonio Gutiérrez. La anécdota de ¡Tabú! Y Rarotonga es exactamente la misma. La estabilidad del maduro y respetado Dr. Alejandro Aldama, un hombre casado y con una hija, parece derrumbarse cuando visita Puerto Azul y asiste al baile que por las noches de luna llena ejecuta una sensual mulata de ojos rasgados a la que los isleños consideran hija del rey Changó. Ella es Zonga y su salvaje sensualidad desquicia al doctor haciéndole dejar de lado sus responsabilidades. La irresistible pasión que se desata en el ''Brujo Blanco'', como llaman los isleños al occidental, es correspondida por Zonga para desgracia de sus coterráneos, que sufren al ver a su reina apasionada con un extranjero. Pero como ella es una diosa puede hacer lo que desee y se hace amante del doctor. Cuando, asediado por los recuerdos y los deberes que le impone su matrimonio, el hombre blanco regresa a la ciudad, Zonga lo sigue. Ya en la urbe, la mulata se convierte en estrella de cabaret -es la época de las exóticas, como Tongolele-. Como el doctor se resiste a dejar a su esposa, ella decide provocar sus celos y seduce al joven e ingenuo Gregorio Sifuentes, quien para colmo es el discípulo predilecto de Aldama. Finalmente el doctor no puede resistirse a los encantos de la mulata y decide abandonar a su esposa e hija para irse con Zonga a Puerto Azul. El día que van a marcharse, Gregorio Sifuentes intenta suicidarse. En su vano intento por salvar la vida de su discípulo, el doctor deja plantada a Zonga. Resignada, la mulata parte a Puerto Azul. Quienes no se resigna es entonces el doctor Aldama, quien la sigue a la selva. Tampoco se quedan así nomás su mujer y su hija, que también viajan a Puerto Azul para salvar de la pasión al padre de familia y regresarlo a la ''civilización''.

 
¡Tabú!
Imagenes de ¡Tabú!
Siguiente 

Comentarios