Catálogo de Historietas de la Hemeroteca Nacional

Adelita y las guerrillas

Registros: 559

Id: 30
Publicación: Pepín
Numeros: 381-1253
Fechas 1940-02-21 a 1942-08-18
Argumentista: José G. Cruz,
Gráfica: José G. Cruz,
Otros creditos: Arturo Casillas, Alfonso Tirado, Ramón Valdiosera, Ignacio Sierra, Josefina Cruz, Delia Larios, José Sánchez, Guillermo Marín,
Género: Aventura
Variante temática: Charros, Revolución Mexicana, Heroína, Rural
Técnica: Línea

Sinopsis: Serie protagonizada por la guerrillera Adelita, quizá nuestra máxima heroína de la historieta de aventuras. Sus hazañas como intrépida justiciera están salpicadas de tintes eróticos, no tanto por la trama misma, cuanto por su gráfica. Adelita es una guapa y sensual charrita cuyo físico rememora a la actriz María Félix, aunque según cuentan algunos colaboradores de Cruz, la modelo fue Josefina Cruz, la propia hermana del autor, quien trabajaba con él en esa época. Cuando Cruz desarrolla esta historieta ya empieza a utilizar la técnica del collage para sus ilustraciones. Aunque todavía no se trata de un fotomontaje propiamente dicho, en las viñetas de Adelita y las guerrillas ya se utilizan calcas provenientes de fotografías y recortes de publicaciones ilustradas. Esta misma técnica es la que utiliza el autor en Brenty, otra de las series que publica en Pepín por la misma época, y donde empieza a publicar sus primeros fotomontajes propiamente dichos. Las aventuras de Adelita transcurren en un México rural y sincrónico, en que los balnearios de moda de los años cuarenta conviven con el mundo de la Revolución. A partir del número 260 de Pepín, correspondiente al 25 de septiembre de 1939, Cruz reúne a los protagonistas de varias de sus historietas en Adelita. El propio autor explica: ''Usted leyó aisladamente cinco historietas que nunca imaginó ver reunidas en un solo argumento, ellas son Adelita y las guerrillas, Brenty, El monje negro, Nancy y Juan sin miedo; el autor y creador de ellas las ha juntado en beneficio de los amables lectores.'' La detective norteamericana Nancy se convierte en la inseparable compañera de aventuras de la protagonista, y Juan sin Miedo en su enamorado, con el que la charrita vive en un fatal desencuentro, ya que uno de los ejes dramáticos de la serie es el eterno buscarse de los amantes. Por su parte el Monje Negro se vuelve uno de los tantos enamorados de la protagonista, lo que no le impide ser su acérrimo enemigo. El México rural, supersticioso, salvaje y violento de Cruz está habitado por personajes románticos y crueles de ambos sexos, como la villana Tigresa del Bajío o el malvado Pascual el Rana. En cierto episodio, la intrépida Nancy es secuestrada por los gavilleros de el Rana, y se ve obligada a cocinar para toda la banda. El castigo para una mujer ''liberada'' e ''independiente'' es ser reducida a la condición más tradicional, a padecer la ignominia histórica de su género. Cada vez que se resuelve un episodio de la aventura, Adelita y Nancy acostumbran visitar un balneario o sitio de playa para tomar vacaciones, lo que da pie a numerosas viñetas en las cuales las protagonistas lucen modernos trajes de baño. A principios de los años cincuenta, cuando Cruz se desliga de Pepín para convertirse en editor, vuelve a publicar Adelita y las guerrillas, ya en forma de revista de 32 páginas. Para entonces cuenta con la colaboración gráfica de Ignacio Sierra y, en algunos capítulos de la de Arturo Casillas. En esta segunda época, la historieta repite las tramas de los años cuarenta, a la vez que se torna gráficamente mucho más delirante, superando la ya de por sí audaz edición original. Reediciones posteriores: Ediciones José G. Cruz, 1952 - 1955; Gaviota, 1983.

 
Adelita y las guerrillas
Imagenes de Adelita y las guerrillas
Siguiente 

Comentarios

Francisco Augusto

Publicado el

718-Interesado en adquirir números digitalizados

Rolando

Publicado el

66-Esta serie de Adelita y La Guerrillas no es solo un tesoro mexicano; es un tesoro de la historieta mundial (y conste que yo no soy mexicano). Por ello, si algún día digitalizan el material que tienen de los 30s y 40s, creo que la serie de Adelita debería ser la primera. No solo por su calidad sino porque no hay reimpresiones de esa primera etapa y nadie parece tenerla. Lo único que las últimas generaciones hemos visto son la imágenes de esta página, que representan un contraste grande con la segunda versión de esta serie; segunda versión de la que afortunadamente tengo muchísimos ejemplares lo que me ha permitido valorarla en mejor medida